Mauricio Molina Delgado (1967)

La bestia

Como en una película de los años 50
aparecías entre multitudes mutiladas.
Eras el insecto gigante, la araña,
la mantis religiosa y asesina.
Como en una pesadilla de Hollywood
donde no había rollo para las rubias platinadas,
ni deseo para un beso de escenario,
vestías tu disfraz de dinosaurio
haciendo reventar olas del mar austral.
Nosotros leímos tu historia
como un romance de caballería:
la fuente de veneno, el Endriago,
ensuciando las aguas de sangre,
los espejos de vaho y de sudor,
cuando los ojos miraban desde Santiago a todas partes.

Hoy, noviembre 25 de 1998,
es el frío de Londres quien abraza tus cabellos en canas,
congela la sangre que como una lengua
calma la sed en los mares del norte.

Salud, feliz cumpleaños.

Brindaremos a tu salud con vino y odio.
Comeremos el queso de las navidades por siempre en ruinas,
General.

 

El grifo

humo que brota en la melena de los leones
sueño de mares verdes en la hecatombe de
carneros

has subido la escalera de mi cuerpo
has dado oxígeno a mi mente
visión de cuervos y de pinos

camino que riegan líquidas hierbas
visión sin visiones
animal de amor que camina
los bosques de cedro

he conseguido beber el mar de los tigres
la distancia inmensa de las distancias
el tiempo real de los relojes :
comprender al león profundo
que habita los corderos

 

*
Mauricio Molina Delgado. (San José, Costa Rica, en 1967.) Ha publicado
“Abominable libro de la nieve” (México, CONACULTA y Ed. Perro Azul 1999),
obra con la que obtuvo el Premio Sor Juana Inés de la Cruz 1988 y
“Maremonstrum” (Ed. Perro Azul 2000), mención honorífica del V Concurso de
Poesía Neruda 2000, convocado por la Municipalidad de Temuco, Chile. Con el
libro Abrir las puertas del mar obtuvo el premio Editorial Costa Rica 2003.